martes, 30 de septiembre de 2008

De fiesta en fiesta

El autobus hacia Kalaw nos paso a buscar por el hotel a las 3:45 a.m. Aun tuvimos suerte y tenia asientos con respaldo que nos llegaban hasta arriba aunque por supuesto no eran reclinables y el hueco para las piernas, mas bien escaso. Conseguimos dormir algo a trompicones pero lo que se veia a traves de la ventanilla no tenia desperdicio, se podria grabar un documental:
  • A veces la carretera era muy estrecha con grandes arboles a ambos lados, que me recordaban los posters de bosques con un caminillo en medio.
  • Una caravana de gente viajando en carros tirados por bueyes.
  • Arrozales con birmanos trabajando con el gorrito en la cabeza, arrancando los manojos de arroz y dejandolos juntos en montoncitos.
  • Pueblos de pastores, con bueyes y cabras.
  • Gente picando piedras en la carretera, otros haciendo "alfombras" con bambu.
  • Camiones cargados con gigantescos troncos de teca.

La ultima parte del trayecto paisaje de montaña, subiendo y subiendo por una carretera serpenteante entre bosques que nos recordaban al norte de Laos. Se suponia que eran unas ocho horas pero tardamos mas de diez en llegar. Nos habian recomendado el Easter Paradise como alojamiento y teniamos intencion de dirigirnos hacia alli. Nada mas bajar se nos presento Diri, la que seria nuestra guia para el trekking de tres dias hasta el lago Inle. Nos hablo de este alojamiento asi que fuimos con ella hacia alli. Nos conto que era dificil para una mujer ganarse la vida de esta manera, que ella tenia que mantener a toda su familia, que sus padres estaban enfermos... A pesar de que nos habian recomendado otro guia, pensamos que al final casi todos serian iguales y que es bueno darle una oportunidad a la gente que esta empezando con el turismo y mas aun con una mujer que todavia lo tiene mas dificil. Desde el principio no nos creimos todos sus cuentos pero confiamos en ella.

Era sabado y tuvimos la suerte de que el mercado que va rotando entre varios pueblos era en Kalaw. Aunque ya estaba terminando todavia pudimos pasear entre sus puestos viendo personas de distintas etnias con sus vestidos mas o menos tradicionales. Hice muchas fotos: mujercicas fumando, otras vendiendo flores de vistosos colores, una vendiendo pinchos de serpientes...


Resulto que ese dia habia una fiesta especial. Una vez al año acuden todos los monjes de la zona para recoger donaciones. A eso de las tres y media empieza el espectaculo. Cientos de monjes de todas las edades, van pasando en fila por las mesas que han colocado para el evento. Todos con un joven acompañante que lleva una gran bolsa de plastico en la que van haciendo hueco para que les echen mas. Impacta ver a los militares y "amiguitos" del gobierno vestidos con sus mejores galas dandoles dinero y arroz con una gran sonrisa.



Nos juntamos con cuatro españoles que tambien iban hacia el lago Inle. Seguramente coincidiremos con ellos de nuevo. Charlamos un rato y nos confirman que en los proximos dias va a comenzar un importante festival en el lago. Que bien!

Hay que ir a preparar las mochilas. Tenemos por delante tres dias de caminata.

Primer dia

Superdesayuno en el hotel a las 7:30. Como despedida del pueblo vemos a las monjicas pidiendo con sus cánticos matutinos.

El trekking hasta el lago puede hacerse en dos dias si se empieza un poco mas alla de Kalaw, llegando en taxi hasta la estacion de tren pero Diri nos recomendo hacer el de tres dias para visitar algunos pueblos Palau ademas de un mirador.

Comenzamos a las 8 y llegamos en tan solo 2 horas al "viewpoint" donde comimos en un restaurante nepali. Vaya horarios! Ademas tan solo visitamos uno de estos pueblos. Eso si, los niños nos vinieron todos a saludar muy majicos.

Siguiendo las vias del tren, entre arrozales, llegamos al pueblo en el que estaba la estacion. El tren llego poco despues y pudimos disfrutar sumergiendonos en el trajin de gente subiendo y bajando, otros yendo a venderles comida... y siempre encontrando un momento para saludarnos con una sonrisa.



Sobre las cuatro de la tarde llegamos a la aldea donde pasariamos la noche. Todavia nos quedan ganas de pasear por los arrozales de los alredores. Despues de una buena cena a la luz de una vela, nos vamos a dormir.

El paisaje ha sido bonito, con verdes montañas y laderas llenas de arbustos de te, arrozales... pero despues de haberlo visto en la zona de Hsipaw, creemos que con el trekking de dos dias habria sido suficiente.

Segundo dia

Tras un desayuno contundente comenzamos un largo dia de caminata. Viene con nosotros el cocinero que mete un ritmo demasiado fuerte para nuestro gusto y pronto nos descolgamos.

Arrozales al principio y zona de huerta despues, con campos de coliflores, maiz, berenjenas, cacahuetes, guindillas... Por ultimo atravesamos bosques con bambu.

En el primer pueblo paramos a tomar un te al lado de una granja de cerdos. El siguiente que vemos es de la etnia Pa-O. Nuestra guia pasa de largo, pero nosotros nos paramos para visitarlo. Las mujeres van vestidas de negro, con un pañuelo de vivos colores en la cabeza. Jugamos un poco con los niños, se rien cuando se ven en la camara digital. Vemos como trabajan los hombres con los palos de bambu y las mujeres pelando cacahuetes.




Atajando entre los campos, a nuestro pesar, llegamos a la aldea en la que comemos. La casa es muy grande y van y vienen niños que nos miran con curiosidad.

Continuamos caminando salvando las nubes que nos persiguen. Nos llueve un poco pero del gran chaparron nos vamos escapando. Area de pinares (que extraño!) y mas arrozales. Dos niñas llevando los bufalos hacia el pueblo. Mas arrozales. Alguna montañita karstica. Nos esta gustando.

Paramos en otro pueblo. Aunque Diri no tiene intencion de que nos detengamos demasiado, la convencemos para callejear entre sus casas de bambu. Jugamos un poco con los niños y un hombrecico muy majo nos invita a su casa a tomar el te. Enrollado en telas, como un gusano de seda, tiene en brazos un bebe de tres meses que nos mira atentamente.

Agotando nuestras ultimas fuerzas, continuamos hasta el monasterio compartiendo el camino con los agricultores que vuelven a sus casas cantando despues de trabajar.

Despues de una ducha reconstituyente a base de cazos de agua fria, bajamos al otro edificio para jugar con los monjicos. Vaya trastos que son! Les encanta posar para nuestras fotos y luego verse.



Habiamos leido que este monasterio era un remanso de paz y tranquilidad pero hoy es luna nueva y es dia de fiesta para los Pa-O. Hay mucha gente de los pueblos de alrededor que han venido a meditar y a ver la tele. Despues de cenar vemos como los jovenes monjes preparan las ofrendas para mañana e incluso les ayudo, que divertido. Vemos la tele con las mujercicas y se sorprenden de que yo vaya de tirantes cuando ellas estan heladas de frio aunque llevan hasta cuatro capas.

Pero la noche todavia nos depara mas sorpresas agradables. En el otro edificio ha empezado la fiesta: musica, bailes, una procesion con velas y una celebracion religiosa. Vamos hacia alli.
Nos acostamos sobre las diez pero ellos siguen viendo la tele y a las cuatro de la madrugada empiezan las ofrendas de las monjes con sus canticos de oracion.

Tercer dia

Ya estamos un poco hartos de nuestra guia. Nos hace una detras de otra. Tenemos claro que nosotros queremos visitar los pueblos por los que pasamos, si ella no quiere que siga caminando que ya la pillaremos. Ya se lo hemos advertido.

Sigue en su linea y pasa de largo los dos primeros. Nosotros nos quedamos y "callejeamos". No coincidimos con mucha gente, deben estar trabajando en el campo. Si que vemos a mas bebes como gusanos de seda con sus madres y abuelas.


Hoy se suponia que pasabamos por tres pueblos antes de llegar al lago pero el ultimo ni lo vemos. Cuando le preguntamos a Diri dice que era pequeño, solo unas casas... En fin, se nos acaba la paciencia y lo nota. Intenta arreglarlo y nos dice que, aunque no estaba incluido, vamos a ver un festival. Tendra cara, si el primer dia le preguntamos que si habia alguno en el lago Inle y nos dijo que no!!

Llegamos a Indein y hay mucha vidilla: tenderetes de comida, muchas mujercicas Pa-O con sus vestidos negros y pañuelos de colores... Diri nos quiere meter prisa y ya no podemos mas. Al final quedamos con ella a la 1:30 y conseguimos disfrutar del ambiente.


Cuando vamos a comer, ya con la guia, coincidimos con los españoles que conocimos en Kalaw. Diri nos pedia 17.000 kyats por ir en barco a Nyaungshwe y al final pasamos de ella y nos vamos con los compatriotas, compartiendo su barca. De esta forma nos sale por tan solo 4.000. Quedamos con ella en el Teak Wood Hotel. Le pagaremos cuando veamos la mochila grande que nos llevaba hasta alli un amigo suyo...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola chicos se os ve que lo pasais fenomenal y que disfrutais un montón del viaje. Por aquí ya tenemos ganas de veros. Cuidaros.Un beso fuerte Cris

Silvia dijo...

Hola chicos!

Bueno, bueno... esto de actualizar el blog tan de golpe... Prefiero pequeñas dosis pero más continuas... jeje.

Eso, como dice Cris, que ya tenemos ganicas de veros. Por aquí todo bien, aunque con el estrés típico de la vida Occidental.

Disfrutad mucho y seguid dando noticias porfa...

Un besico a los dos.
Silvia.

Sila dijo...

Pero ¿habéis recuperado la mochila pochola? Os estáis poniendo morados de historias que contar llenas de colorido y música ¡estupendo! Por cierto, los pinchos de serpiente ¿están bien? Ya, ya...Imagino que no lo sabéis...uuug. Más vale ahora que tenéis las tripillas bien. Besicossssssss gordossssssss como siempre

marcis dijo...

Gracias por los comentarios. La verdad es que, junto con la familia, sois lo que mas echamos en falta. Un abrazo fuerte para todos!!

Bueeeeno, vaaaale, la carne y las lentejas tambieeen. Y los yogures, y la leche de verdad y... en fin, no quiero ni pensar en El Callizo, que me pongo malo!

reserva la montaña dijo...

Es increible los destinos por donde has andado son realmente asombrsoso