domingo, 8 de agosto de 2010

Más cuevas en el P. N. de Niah

Después de comer, salimos de Gunung Mulu en la avioneta de Maswings y veinticinco minutos más tarde aterrizamos en Miri. Esperamos el autobús urbano (2´60 MYR) hasta el centro, y fuimos hacia The Highlands, alojamiento en el que según la guía te proporcionaban información para moverte por la zona. La mujercilla que lo gestiona no podía ser más escueta y desagradable, pero nos dió pereza continuar viaje y nos quedamos a dormir en las únicas camas que tenía libres (dormitorio común, 25 MYR por persona).

Al día siguiente intentaríamos algo que a priori parecía complicado: ir en transporte público al Parque Nacional de Niah (cogiendo un desvío de 15 km desde la carretera que va de Miri a Bintulu), famoso por sus cuevas en las que han encontrado restos de cementerios neolíticos y pinturas rupestres, y por la tarde continuar hacia el oeste hasta Bintulu.


Afortunadamente no fue demasiado difícil y pudimos enlazar los diferentes transportes sin tiempos muertos. Casi lo peor fue conseguir llegar a la estación de autobuses de larga distancia de Miri. En casi todas las ciudades de Borneo dichos lugares están estratégicamente localizados en las afueras, de forma que para llegar tienes que coger un taxi que te cuesta tanto como el autobús con el que vas a recorrer los siguientes cien o dos cientos kilometros. En teoría había un bus local que nos acercaba a la terminal pero tenía una "maravillosa" frecuencia de hora y media. Afortunadamente un hombrecico nos explicó que el autobús que iba a coger él para trabajar nos dejaba a unos diez minutos andando y así lo hicimos.

Nada más llegar pudimos salir en un superautobús (8:30 am, 12 MYR), con sólo tres asientos por fila. Nos dejaría en el cruce con la carretera que lleva al P.N. de Niah, y desde allí también fue sencillo coger un coche privado/taxi hasta las oficinas del parque (30 MYR, por vehículo). Dejamos las mochilas grandes, almorzamos un poco y a eso de las 11 estábamos listos para empezar la excursión. Esta vez sólo tuvimos que pagar la entrada (10 MYR) y un pequeño barco para cruzar el río (1 MYR por trayecto), ya que no hace falta contratar guía y no tuvimos que alquilar una linterna porque llevamos frontales.

El recorrido principal del recinto puede visitarse en unas cuatro o cinco horas, tranquilamente:
BARCO – TRADER CAVE – GREAT CAVE – PAINTED CAVE y vuelta.


Un sendero bien señalizado (unos 3 km) te lleva hasta la Trader Cave donde todavía hay restos de los refugios que utilizaban los recolectores de nidos. Atravesándola, un poco más adelante, se llega a la Great Cave. En esta todavía recogen los nidos, muy valorados en el mercado chino, pero no pudimos ver a los trabajadores en acción porque no es temporada. También hay muchos murciélagos y el hedor es incluso peor que en Gunug Mulu. En la entrada continúan excavando un enorme cementerio neolítico donde ya han encontrado el cráneo de mayor antigüedad de las islas del sudeste asiático: 40.000 años!



Recorres el camino entablillado por su interior y después de un largo trayecto sin luz llegas al exterior por otra salida. El sendero continúa entre el bosque hasta la última cueva: Painted Cave donde hay pinturas rupestres y también han encontrado restos de civilizaciones anteriores, huesos humanos y canoas/ataúd.




Luego hay que desandar todo el camino de vuelta y aún tuvimos tiempo de visitar el pequeño museo del parque (gratuito). A lo largo del camino hay varios puestos de refrescos (y souvenirs) pero el restaurante no tiene un menú variado, así que nos esperamos para comer en el cruce. No había ningún taxi esperando que nos pudiera acercar hasta la carretera pero en las oficinas del parque nos llamaron a uno que vino enseguida.

Como en el cruce de Niah paran muchos autobuses, pudimos comer tranquilamente antes de seguir hacia Bintulu (16:45 pm, 1:45h, 10 MYR). Al llegar no nos quedó más remedio que coger un taxi (15 MYR) al centro. Nos alojamos en el Baku Inn (50 MYR, doble con baño y aire acondicionado) y cenamos unas gambitas en el Ban Kee Café. Antes de acostarnos aprovechamos para conectarnos a internet en un ciber cercano (2 MYR/hora) pero no funcionaba bien el Skype y no pudimos llamar a casa.

3 comentarios:

Javier dijo...

no estan mal las fotos.aun te podrias ganar l vida de fotografo.ayer nos llego vuestra postal.un beso de los 3

Marta+Roberto dijo...

HOla chicos!!!
Hemos estado fuera un tiempo y no hemos podido consultar internet, así q no sabíamos por dónde estábais.
Os mandamos un abrazo.
Por aquí todo está bien.

Elisa dijo...

Muy lindo relato.
Saludos cordiales
Elisa