jueves, 13 de noviembre de 2008

Una semana en Ubud

Un poco mas tarde de lo esperado llegamos a Ubud, en el centro de Bali. Despues de instalarnos en el hotel Sania, preguntamos alli mismo por la Fundacion Kupu-kupu y nos dirigimos hacia ella. Antes de llegar habiamos contactado con Begoña, la española responsable de esta ONG que pretende mejorar la calidad de vida de los discapacitados de Bali. La verdad es que merece la pena hacerles una visita y ver el buen trabajo que estan realizando. En los siguientes dias estuvimos muy en contacto con ella, su familia y el resto del equipo de la fundacion.

ML jugando al "paracaidas" en Kupu-kupu

Entre tanto, nuestra primera comida en el pueblo nos debio de sentar mal ya que a la mañana siguiente tuvimos algun problemilla estomacal. Nada grave. Por la tarde teniamos las fuerzas suficientes para aceptar la invitacion de nuestra anfitriona a una ceremonia religiosa en el pueblo de su marido. Despues de vestirnos para la ocasion con ropas tradicionales balinesas, acudimos al templo aunque ML no pudo entrar ya que estaba en esos dias "impuros". Resulto bastante curioso ver el evento desde dentro y escuchar la musica tradicional en directo.


"Disfrazados" en el templo

Al dia siguiente hicimos la visita de rigor al Monkey Forest, un bosque lleno de templos y monos cuya unica preocupacion es "pedir" comida a los turistas. Por la tarde, siesta y un poco de Internet mientras cae el chaparron de las 5 que ya se esta convirtiendo en habitual.

El martes por la mañana decidimos intentar una de las rutas que nos habia propuesto nuestra compatriota: los arrozales de Sayan. Nos pegamos una buena caminata para ir, un poco mas para verlos y demasiada a la vuelta, cuando nos perdimos (solo un poco) por los alrededores de Ubud.


Para recompensarnos por la pequeña paliza nos dimos un lujo en Casa Luna, un restaurante dirigido por una australiana en el que casi lloro al probar el cafe expreso (con leche, por supuesto!). Por la tarde habiamos quedado en volver a Kupu-kupu para ver el trabajo con los chicos, conocer a Jenny (voluntaria de Nueva Zelanda) y charlar un poco mas con Begoña.

Sin madrugar mucho, el miercoles salimos de nuevo a la jungla del transporte publico. Destino, Gunung Kawi. La primera bemo no tardo mucho en "caer" aunque resulto que habia 2 templos que se llamaban igual y, por supuesto, nos dejaron en el equivocado. Fuimos andando hacia Tampaksiring, el pueblo en el que se encontraba el "autentico" y por el camino nos los pasamos bastante bien viendo una nueva ceremonia, mas arrozales y los talleres de artesania y antiguedades. Lastima que al llegar a nuestro objetivo original no pudimos disfrutarlo plenamente por culpa, una vez mas, de las lluvias. A la vuelta mas problemas con las bemos, que vamos a obviar para no aburrir a nuestros fieles (y queridos) lectores. Al llegar a Ubud, recogimos la colada y fuimos corriendo al Tutmak a degustar una estupenda tarta de chocolate belga que habiamos descubierto la noche anterior. En nuestra apretada agenda ML encontro hueco para acudir a un espectaculo de danza supuestamente tradicional, que resulto ser mas interesante de lo que, al menos yo, imaginaba.


Y para culminar nuestra estancia en Ubud, nos apuntamos a un curso de cocina. ML habia tenido la idea para poder ambientar las cenas con los amigos a la vuelta (se sugiere reservar) y los australianitos nos confirmaron que estaba muy bien. A las 9 de la mañana nos presentamos en el restaurante Bumi Bali, desde donde nos dirigimos al mercado para ver los productos locales: verduras, vegetales, pescado y, sobre todo, especias. De vuelta en el local nos repartieron los delantales a cuadros blancos y negros, el libro de recetas y empezamos con las clases. Los platos, en los que colaboramos mas bien poco (todo hay que decirlo), eran bastante correctos ya que mayormente el curso consistia en comer y comer hasta las 2 de la tarde.


Echamos el cafe que la ocasion merecia y nos dirigimos de nuevo a Kupu-kupu, donde ML habia quedado para echarle un ojo a un par de niños. Si, los funcionarios trabajan... doy fe. Incluso en vacaciones, lo nunca visto!! Por mi parte, intente echarle una mano a Begoña con el ordenador y la Web de la fundacion, mientras ML jugaba un poco con su hija. Ya de noche, nos despedimos de toda la familia agradeciendoles su hospitalidad, puesto que al dia siguiente teniamos intencion de irnos hacia el sur. Terima kasi, Begoña!!

6 comentarios:

begonia dijo...

Solo deciros que fue un placer conoceros y haberos tenido por aqui unos dias.
Muchas gracias por la ayuda tanto en los temas fisioterapeuticos como en el ordenador.
No sabia que tambien habiais hecho videos de los pies de Ketut, la verdad que estan genial, y se ve perfectamente cual es su problema.
Se los mande a John, el australiano de la ONG YKI, que por cierto ha estado esta mañana en la ONG y hemos quedado que la semana que viene iriamos con Ketut y Gede (el niño) a Sanur para que les conozca y vea que se podria hacer.
Un super beso desde Ubud y que disfruteis y os vaya bonito en NZ!!!!!!

Silvia dijo...

Tan aburridos estabáis por allí como para hacer un curso de cocina...? jeje
Un beso chicos.

Marta+Roberto dijo...

Esos son los buenos cursos de cocina... se trabaja poco y se come mucho!!!
No , si a la vuelta vais a ser adictos a La Vereda, como nosotros. ( Lo digo por el buen café)
Besos!!!

Sila dijo...

Lo que más me gusta de vosotros es que hacéis sólo lo que os apetece y habéis conseguido hacer un viaje tremendamente especial y propio. Besicossssssss

volandovoy dijo...

Hola
mi nombre es diego y en primer lugar quiero felicitaros por vuesta pagina asi como por vuestra forma de ser ya que ademas de viajar si podeis ayudais cosa que dice mucho de vosotros.
Mi mujer y yo hemos sufrido consecuencias por la crisis y actualmente nos hemos quedado sin empleo, pero con lo poco que hemos sacado vamos a viajar a indonesia en breve.Nos gustaria mucho poder ayudar con la fundacion kupu kupu.Dinero no podemos ofrecer pero si todo lo que podamos trasladar desde barcelona que pueda ser util ademas de nuestra ayuda durante los dias que estemos en bali.Si podeis decirme que podemos aportar nos hariais un favor ya que no hay forma de contactar con la fundacion por la pagina web.
Otra vez agadeceros lo que haceis y no dejeis de escribir.
muchas gracias
un saludo
http:bleid-volandovoy.blogspot.com

marcis dijo...

Hola Diego,

Me alegro de que este relato os haya animado a colaborar con Kupu-kupu. La verdad es que hacen un gran trabajo, sobre todo teniendo en cuenta el lugar donde se desarrolla.

Para contactar con la fundación puedes escribirle a "Begonia", la autora del primer comentario de este post:

http://www.blogger.com/profile/04523383361025021435

O bien, puedes ponerte en contacto con ellos a través de esta página:

http://www.kupu-kupu.es/index.php?sec=contacto

Suerte!